ciudadana.es.

ciudadana.es.

¿Cuáles son los derechos de los niños y jóvenes?

Introducción

La ciudadanía y la participación son conceptos fundamentales para una sociedad democrática. Es importante que todos los ciudadanos, independientemente de su edad, conozcan cuáles son sus derechos y responsabilidades para poder ejercerlos plenamente. En este artículo nos centraremos en los derechos de los niños y jóvenes, un colectivo especialmente vulnerable que necesita una protección especial por parte del Estado y la sociedad en general.

Los derechos de los niños y jóvenes según la Convención de los Derechos del Niño

La Convención de los Derechos del Niño es un instrumento jurídico internacional que reconoce y protege los derechos de los niños y jóvenes hasta los 18 años. Fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1989 y ha sido ratificada por la mayoría de los países del mundo. Entre los derechos que reconoce la Convención se encuentran:
  • Derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo
  • Derecho a una identidad
  • Derecho a una familia
  • Derecho a la educación
  • Derecho al descanso y el esparcimiento
  • Derecho a la salud
  • Derecho a la protección contra la explotación y el abuso
  • Derecho a la libertad de expresión
  • Derecho a la participación en la vida social, cultural y política
Estos derechos deben ser garantizados por los Estados y la sociedad en general, y su respeto debe ser monitorizado y evaluado periódicamente.

El papel de la familia y la sociedad en la protección de los derechos de los niños y jóvenes

Si bien los Estados tienen la responsabilidad principal de garantizar los derechos de los niños y jóvenes, la familia y la sociedad en general también tienen un papel fundamental que desempeñar. Es importante que los padres y cuidadores conozcan los derechos de sus hijos y los protejan de cualquier forma de violencia, abuso o explotación. Asimismo, la sociedad en general debe estar comprometida con la protección de los derechos de los niños y jóvenes. Las instituciones educativas, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y los empresarios tienen la responsabilidad de respetar y promover los derechos de este colectivo, y de trabajar en colaboración con las autoridades para garantizar su protección.

Los derechos de los jóvenes en el ámbito laboral

Los jóvenes que trabajan tienen derecho a condiciones justas y favorables de trabajo, a una remuneración adecuada, a la libertad sindical y a la protección contra el trabajo infantil y la explotación laboral. Los empleadores deben garantizar un ambiente de trabajo seguro y saludable, y deben respetar los derechos humanos fundamentales de sus trabajadores. Es importante que los jóvenes conozcan sus derechos laborales y sepan cómo hacerlos valer. Si un joven se siente explotado o se le están vulnerando sus derechos laborales, puede acudir a las autoridades pertinentes o a organizaciones de la sociedad civil que le brinden asesoramiento y apoyo.

Los derechos de los jóvenes en el ámbito político

Los jóvenes tienen derecho a participar en la vida política de su país, ya sea a través del voto, de la afiliación a partidos políticos o de la participación en organizaciones de la sociedad civil. La participación de los jóvenes en la política es fundamental para el desarrollo de una sociedad democrática, ya que aporta nuevas ideas, perspectivas y energía al debate público. Es importante que los jóvenes conozcan sus derechos políticos y se sientan motivados para participar activamente en la vida política de su país. Las instituciones educativas, los medios de comunicación y las organizaciones de la sociedad civil tienen un papel fundamental que desempeñar en la promoción de la participación política de los jóvenes.

Conclusiones

Los derechos de los niños y jóvenes son fundamentales para una sociedad justa y democrática. Los Estados tienen la responsabilidad principal de garantizar estos derechos, pero la sociedad en general tiene también un papel importante que desempeñar. Es importante que los niños y jóvenes conozcan sus derechos y los hagan valer, y que se promueva su participación activa en la vida social, cultural y política de su país. Solo así podremos construir una sociedad más justa y equitativa para todos.